07 mayo 2018

Las 3 'P' de la Ansiedad


La incertidumbre es uno de los motivos por los que surgen ansiedad. En general, nos gusta poder predecir lo que viene a continuación, y el no saberlo genera angustia. De hecho, las escalas que miden la ansiedad generalizada suelen medir el nivel de incertidumbre a través de la preocupación. 

La preocupación surge al pensar en posibles amenazas futuras, mientras sentimos los síntomas emocionales y físicos propios de la ansiedad. Y dependiendo de cuán bien uno tolera lo “desconocido” de la vida, sin saber qué hacer, qué viene o qué piensan los demás, una serie de desencadenante generan ansiedad. 

Sin embargo, no toda la incertidumbre es mala. Tendemos a ilusionarnos e incluso a trabajar más duro cuando se desconoce la recompensa, pero hasta cierto punto. En cuanto las apuestas aumentan demasiado, la emoción puede cambiar a miedo o, incluso, terror. 

Las principales contribuyentes a una reacción de ansiedad son la perspectiva, la presión y el permiso. Veamos cada uno de ellos: 

Perspectiva

¿Dónde estás?, ¿dónde quieres estar? Cuanto mayor sea la brecha entre estas dos preguntas, mayor será tu nivel de ansiedad. Muchos quieren tener el éxito inmediato. Por supuesto, todos debemos invertir un esfuerzo importante para alcanzar el éxito, pero la ciencia dice que trabajar más de 40 horas a la semana, a menudo, es contraproducente e incluso perjudica nuestra salud

Los que buscan riquezas o éxito inmediato, trabajan incansablemente para lograr su objetivo y casi nunca llegan porque su brecha de expectativas es muy grande. 

Si tus niveles de ansiedad son altos, lo primero que tienes que preguntarte es si tus pasos son pequeños y manejables, encaminados hacia tu objetivo, y si esos "pequeños" pasos son realistas. Lo has escuchado antes: despacio y con buena letra. 

Presión

¿Por qué tantas personas se ponen en situaciones que inducen ansiedad por medio de presiones excesivas? Debido a la tensión que se genera, irónicamente, acaba convirtiendo los beneficios de realizar una tarea satisfactoria y beneficiosa en ansiedad por presión. Hablando de ironía, la ansiedad genera adrenalina, que naturalmente es adictiva. Demasiada presión genera, de forma subconsciente, la necesidad de más ansiedad en la vida. 

Permiso

En ocasiones, nos aferramos tanto a la ansiedad que no nos damos permiso para dejarla ir. Si las incertidumbres de la vida se han convertido en un peligro para tu bienestar, es hora de reflexionar y dar un paso atrás que cambien nuestra forma de ver las cosas. 

Date permiso para alejarte de esas cosas que parecen estar provocando la ansiedad. Podría ser tan simple como dar un paseo de 15 minutos, mirar fotografías o escuchar sonidos de la naturaleza. 

¿Qué podemos hacer?

  • Podemos buscar el lado bueno de la ansiedad y utilizarlo a nuestro favor, visita el post "Benefíciate de la ansiedad"
  • Otra cosa que podemos hacer es tomarnos un momento de relajación: "Mindfulness: 5 pasos para vivir el presente".
  • Además, ¿recuerdas la brecha de expectativas anterior? Cuando te sientas ansioso, piensa en tu situación actual y en lo que desearías que fuera. Luego intenta ajustar tus expectativas para alinearte con la forma en que están las cosas actualmente. Te sorprenderá lo tranquilizador que es eso. Para alcanzar un estado aún más tranquilo, respira profundamente para reducir tus niveles de cortisol y, por lo tanto, tu estrés.
  • También es importante comprender los factores desencadenantes, y existe un mecanismo eficaz para lograrlo. 
  • Y ten en cuenta, que la mejor ayuda te la puede dar un profesional de la salud mental, adaptando la ayuda a tus necesidades concretas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.