12 septiembre 2017

¿Es el 2017 el año de la coulrofobia?


Este fin de semana se ha estrenado el remake de la película "It", ese film que para muchos es el responsable de generar autentico pavor por los payasos en algunas personas. No estoy muy segura si es una visión sesgada propia o algo que compartimos la mayoría, pero sin duda el 2017 está siendo el año de los payasos asesinos.

Además de la película "It", la semana pasada se estrenó la nueva temporada de American Horror Story: "Cult" en la que los payasos asesinos están presentes. Ya desde el primer capítulo genera cierta ansiedad hacia estos personajes, y habrá que esperar a ver toda la temporada. Pero no es en lo único en lo que se nos ha mostrado a los payasos asesinos, ¿recordáis las bromas virales brasileñas en la que se disfrazaban de payasos asesinos? Algo de muy mal gusto bajo mi opinión que acabó derivando en bromas pesadas por todo el mundo. Tanto es así, que fueron muchas las llamadas a las autoridades alertando de payasos que atemorizaban por la noche, también en España.

¿Todas estas imágenes, escenas y sensaciones se introducen en nuestra mente, hasta tal punto que nos puede generar fobia a los payasos? Un estudio para diseñar el hospital llevado a cabo por la Universidad de Sheffield con 250 niños obtuvo como resultado que los niños ven a los payasos como "aterradores e irreconocibles". Es, por tanto, obligatorio hablar de la coulrofobia que genera ataques de pánico en las personas que lo sufren.

¿Qué es?

La coulrofobia es la fobia o miedo irracional, persistente e injustificado a los payasos y a los mimos. Afecta especialmente a los niños, aunque puede aparecer en adolescentes y adultos (coulro: "aquel que va sobre zancos"). Las personas afectadas coinciden en que lo que más les aterroriza de los payasos es el excesivo maquillaje, a menudo acompañado de la nariz roja y del color extraño del pelo, que les permite ocultar su verdadera identidad.

¿Cómo surge?

Si creciste disfrutando de Miliky y los payasos de la tele, es posible que no tengas nada negativo que decir de los payasos. Al contrario, probablemente habrás experimentado sanísimos ataques de risa (control de estrés, relajación, tranquilidad, felicidad). Sin embargo, hay personas que asocian a estos personajes con experiencias personales negativas, y es allí donde recae la principal causa de la coulrofobia.

La coulrofobia también se asocia con la imagen y personalidad exagerada que se les ha dado a los payasos. El maquillaje, el pelo y sonrisa falsa son características aprovechadas por la industria del cine para escudar a algunos asesinos y psicópatas de las películas de terror. Ese imaginario creado por los medios es, según los especialistas, otro posible desencadenante de esta patología conductual.

A eso se le suman una serie de acontecimientos reales que, de cierta manera, han debilitado esa imagen entusiasta y juguetona de algunos payasos. Relevante fue la historia de John Wayne Gacy (el Payaso Pogo), que fue ejecutado en 1994 por haber violado y asesinado a 33 jóvenes en Chicago.

Los síntomas

La primera reacción es el miedo. Dependiendo de la complejidad del caso, ese temor se puede convertir en pánico y desencadenar síntomas físicos y emocionales que desequilibran a la persona: ansiedad, temblor, dificultad para respirar, actividad cardíaca irregular, sudoración, desesperación, angustia y llanto.


¿Se puede superar?

Aunque hasta ahora no hay evidencias sobre una cura total para la coulrofobia, sí existen técnicas para controlarla. El diagnóstico y seguimiento psicológico debe ser el primer paso.

Una de las terapias más empleadas es la Desensibilización Sistemática: un entrenamiento en relajación y exposición a estímulos que provocan ansiedad, para aprender a dominarla. Las terapias cognitivas también suelen ser provechosas al cambiar los patrones de pensamiento negativo.


Por cierto, ¿alguien sabe algo de Ronald Mcdonald?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.