24 enero 2017

¿Se Puede Hackear la Mente? Parte II



En la primera parte deje una pregunta al aire: ¿Podría una mente reprogramar la realidad de otra? Como no es lo mismo contarlo que vivirlo, hagamos un experimento.

Cierra los ojos, mantenlos cerrados mientras imaginas que estas solo en el desierto. Tienes la boca y la garganta hinchadas por la sed. Imagina que bebes un vaso de agua fría. Abre los ojos, ¿te has sentido refrescado? Si es así acabo de entrar en tu mente, y he alterado tu percepción.

La percepción se puede alterar a través de la hipnosis. La hipnosis es una forma de atención muy centrada, junto con una capacidad de disociar o dejar de lado el estado de alerta a cosas que normalmente estaría en la consciencia así como a una respuesta intensificada a estímulos sociales o la sugestión. En un experimento se observaron los cerebros de varios sujetos capaces de autohipnotizarse. Una vez en estado hipnótico se le mostraba una carta de colores, activándose su área fusiforme. Pero como el sujeto está hipnotizado, el experimentador puede alterar sus sentidos. Se le da instrucciones de que deje de ver el color y vea en blanco, negro y gris. Y aunque el color físicamente no ha cambiado, se observa que el flujo sanguíneo del área fusiforme ha descendido, es decir el sujeto está eliminando su capacidad de ver el color.

Solemos creer que el cerebro procesa la información y luego nosotros le damos el sentido, pero sobre todo en estudios de hipnosis se demuestra que podemos cambiar cómo el cerebro percibe la información. No es que el cerebro reaccione de distinta forma ante el mismo estímulo, es que cambia el estímulo. Esto sugiere que estado bajo hipnosis se altera el modo en el que el cerebro percibe la realidad.

La hipnosis abre nuestra mente a los piratas del cerebro, pero tenemos que tomar una decisión consciente de entrar en estado hipnótico, así como un ordenador puede aceptar o rechazar el acceso a otro usuario. Puede que haya un fallo en nuestra seguridad neurológica, sin embargo, un equipo de investigadores israelíes afirman haber descubierto un hallazgo que podría permitir el acceso a nuestra mente inconsciente a los hackers. 

Piensa en tu infancia, ¿qué recuerdas? Tal vez el perfume de tu madre, el olor a hierba recién cortada o el olor a galletas recién hechas. Un olor familiar puede inundar la mente con imágenes, recuerdos o emociones, nos gusten o no. Así como los piratas informáticos crean programas llamados cracks para entrar en sistemas seguros, el olfato podría ser un crack para el cerebro.

Mientras dormimos nuestro cerebro también puede aprender, pero para que esta tarea se realice con éxito es necesario burlar al vigilante nocturno del cerebro, el tálamo. Se ocupa de restringir la información sensorial e impedir que nos despertemos. Si hay información importante hará que te despiertes. Los investigadores israelíes creen que existe una puerta trasera, el sentido del olfato, pues el olor va primero al cortex.

Cuando nos dormimos el tálamo actúa como una niñera atenta, los sentidos intentan enviar información al cerebro pero esta no puede entrar. Sin embargo, los datos procedentes del olfato tienen acceso directo y una vez dentro otras señales sensoriales que normalmente no llegan durante el sueño se puede colar. De hecho, en una investigación se presenta a sujetos dormidos emparejamientos olor agradable - tono agudo y olor desagradable -tono grave durante toda la noche. Al amanecer se somete a la prueba presentando el tono y se mide la respiración. Los resultados fueron que ante el tono agudo se realizaba una respiración profunda, mientras que ante el sonido grave se aguantaba la respiración. Otra forma de manipular la mente.

Pensemos por ejemplo en la política, aunque tu apoyo a un candidato pueda ser inquebrantable, si mientras duermes unos piratas entrenaran tu mente para asociar buenos o malos olores con cualquier sonido, incluso con el de la voz de una persona en concreto, la próxima vez que oigas esa voz la reacción subconsciente y recién aprendida podría convertir la admiración en asco.

Algún día un pirata de la mente podría manipular cómo reaccionamos ante cualquier cosa en el mundo que nos rodea, es un futuro que puede llegar antes de lo que pensamos. Hoy en día podemos manipular cerebros humanos alterándolo con los sentidos, inundando el cerebro con productos químicos o con juegos psicológicos pero estos métodos influyen en el cerebro desde fuera. Un pirateo mental auténtico es el que nos prepare para cualquier tipo de reprogramación, y esto puede requerir algo más audaz.

La recompensa de entrar en nuestro cerebro podría ser crucial, las enfermedades mentales podría eliminarse o podríamos desbloquear niveles máximos de talento. Podríamos entender de veras lo que sienten los demás, pero hay una parte oscura en esta tecnología, podría crear un futuro en el que nadie sabría quien es, ningún secreto estaría a salvo y en el que todos podríamos perder la mente a manos de piratas del cerebro.

Fuente: Secretos del Universo- DMAX

1 comentario:

  1. Guapo el tema, yo decía que algo tenía que ver con la hipnosis :O
    y vaya que el olfato tiene modo root a nuestra mente O.o
    Aunque algunas cosas son malas, siempre hay cosas buenas y sería muy genial ayudar a personas con problemas mentales gracias a una reprogramación de su mente.

    ResponderEliminar

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.