20 septiembre 2016

Efecto Forer o por qué creemos en los horóscopos


Antes de explicar que es este efecto quiero que lo experimentemos. Para ello necesitáis leer este texto y evaluar en una escala de 0 (muy pobre) a 5 (excelente) si tu personalidad se corresponde con el texto. 

Tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Tiendes a ser disciplinado y controlado por el exterior pero preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irrealistas.

En 1948, el psicólogo Bertram R. Forer dio a sus estudiantes un test de personalidad, y luego les entregó el resultado único (el texto anterior) del análisis de su personalidad, basado en los resultados del test. 

Probablemente tú lo has puntuado entre 3 y 5 ¿por qué?. Al igual que los estudiantes, puntuaron en promedio, con un 4,2. Sólo se les reveló que la descripción era la misma para todos los estudiantes una vez que ya habían puntuado, y también les revelo que la descripción surge de ensamblar textos de distintos horóscopos. Como se puede observar, la descripción podría aplicarse a cualquiera.

El efecto Forer o Barnum es también conocido como el efecto de validación subjetiva o el efecto de validación personal. Básicamente consiste en que la gente tiende a aceptar descripciones personales vagas y generales como excepcionalmente aplicables a ellos mismos sin darse cuenta que la misma descripción podría ser aplicada a cualquiera.

El efecto es muy consistente cuando las descripciones son vagas. Cada persona lee las descripciones aplicándole su propio significado subjetivo, por ello esa descripción se percibe como "personal". Las mejores descripciones vagas son las que contienen frases que abusan de expresiones como "a veces" (por ejemplo, a veces te sientes seguro de ti mismo, mientras que otras veces no). Esta frase se puede aplicar a casi todo el mundo, y cada persona la leerá interpretándola para sí mismo.

La explicación más común dada para responder al efecto Forer es en términos de esperanza, pensamiento deseoso, vanidad y la tendencia de tratar de hacer la experiencia algo fuera de lo común, si bien la explicación del propio Forer fue en términos de credulidad humana. La gente tiende a aceptar afirmaciones acerca de ellos mismos en proporción a su deseo de que las afirmaciones sean verdad más que en proporción a la exactitud empírica de las afirmaciones medidas por algún patrón no subjetivo. 

El efecto Forer parece explicar, por lo menos en parte, por qué tanta gente piensa que las pseudociencias “funcionan”. Astrología, astroterapia, biorritmos, cartomancia, quiromancia, eneagramas, adivinación, etc., parecen trabajar porque aparentemente proporcionan análisis acertados de la personalidad.

Tendemos a aceptar declaraciones cuestionables y hasta falsas acerca de nosotros mismos, si las estimamos positivas o lo suficientemente halagadoras. Las personas que hacen uso de médiums, adivinos, lectores de la mente, etc., con frecuencia ignorarán las afirmaciones falsas o cuestionables. En muchos casos, por sus propias palabras o acciones, suministrarán la mayor parte de la información que erróneamente le atribuyen al consejero.

En el siguiente video veremos a James Randi poniendo a prueba a un grupo de alumnos.


Una de las aplicaciones más claras del Efecto Forer, es el de la Lectura en Frío (Cold Reading). Utilizado por ilusionistas y charlatanes para hacer creer a las personas que le están leyendo la mente. Se comienza realizando afirmaciones generales que los interlocutores interpretarían como propias, y al observar las reacciones de la personas, se van arriesgando a “leer” cosas más exactas.

En el siguiente, el ilusionista Darren Brown muestra cómo un payaso tenebroso realiza lectura fría sobre algunos transeúntes, y luego realiza un experimento sobre el Efecto Forer con estudiantes de diferentes lugares del mundo..


Estudios posteriores han confirmado que la eficacia del Efecto Forer se ve acentuada si se dan las siguientes situaciones:

  • Si cree que el análisis se aplica sólo a él. Texto redactado en segunda persona, y dejarlo bien claro en repetidas ocasiones.
  • Si cree en la autoridad del evaluador. La sugestión juega un papel muy importante: si el sujeto cree en la magia y el ocultismo, un entorno ambientado como tal, aumentará la efectividad. Si el sujeto es más escéptico, suele tener más efectividad que el ambiente sea más científico.
  • Si el análisis enumera mayormente atributos positivos. Se cree que esto sucede porque las personas tienden a reconocerse más con lo que desean ser que con lo que verdaderamente son.


El Efecto Forer no es la única falacia o prejuicio cognitivo que nos interesa comprender. Pero si todos nos fijáramos en cómo nuestra mente muchas veces funciona así, un monton de charlatanes se quedarían sin clientes.


Referencias
Bertram R. Forer (1949). The Fallacy of Personal Validation: A Classroom Demonstration of Gullibility. The Journal of Abnormal Psychology, (44), pp. 118-121

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.