26 julio 2016

6 Mitos del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)


El trastorno de Estrés Postraumático es uno de los problemas más comunes que se encuentran en terapia. Ya se trate de un adulto que sobrevivió por poco a un grave accidente de coche, o de un niño que sufrió abuso, las consecuencias pueden ser de larga duración.

A pesar de que la concienciación pública sobre el TEPT se ha incrementado significativamente en los últimos años, todavía hay una gran confusión en cuanto a los síntomas y tratamientos. Y, por desgracia, al igual que otros problemas de salud mental, todavía hay un estigma asociado al TEPT que evita que algunas personas busquen ayuda.

Éstos son algunos de los principales mitos del TEPT que necesitamos dejar de creer:


1. Sólo los veteranos de combate padecen de TEPT.
Se estima que cerca de 7-8% de la población sufren del trastorno de estrés postraumático, muchos de los cuales no son personal militar.

Cualquiera que haya estado expuesto a un hecho traumático podría desarrollar el trastorno. Desastres naturales, accidentes, pérdida de un ser querido, y las experiencias cercanas a la muerte son sólo algunos de los eventos que pueden conducir a desarrollarlo.  


2. Toda persona expuesta a un evento traumático desarrolla TEPT.
Es necesario entender que respondemos de forma diferente a las mismas experiencias traumáticas. No todo el mundo que sufre un terrible evento quedará traumatizado. Algunas personas experimentan trastornos a corto plazo después de un evento traumático. Sin embargo, los síntomas se resuelven dentro de un corto período de tiempo.

Otras personas experimentan un crecimiento o desarrollo postraumático. Después de un acontecimiento trágico, algunas personas pueden obtener un nuevo significado y un nuevo propósito en la vida. En última instancia, informan que sus vidas se hicieron mejor debido a ese evento traumático.


3. Las personas que sufren TEPT son débiles.
El TEPT no tiene nada que ver con la fuerza mental. Existen factores de riesgo, pero muchos de esos factores no están bajo nuestro control.

Si, por ejemplo, alguien se siente impotente durante una evento traumático (como un individuo que fue tomado de rehén) está en un riesgo más alto que alguien que fue capaz de salvarse de un incendio.

Las personas que carecen de apoyo social tras un evento traumático tienen un riesgo más alto, así como los que tienen un historial de depresión.


4. El TEPT no es un problema grave.
Las personas con TEPT no son demasiado dramáticos ni buscan llamar la atención. Sus síntomas pueden ser muy debilitantes. Suelen tener mayores tasas de divorcio y de desempleo. Y también tienen mayor riesgo de desarrollar depresión y tentativas de suicidio.

Muchos de los que padecen este trastorno se automedican con drogas y alcohol. De igual modo, tienen mayor riesgo de desarrollar problemas graves de abuso de sustancias.


5. No hay tratamientos disponibles para el TEPT.
No hay un medicamento que cure el problema, pero existen medicamentos que pueden ayudar a reducir los síntomas. Los antidepresivos, los ansiolíticos y las pastillas para dormir, son los que se suelen prescribir con mayor frecuencia.

La psicoterapia puede ser muy eficaz, a través de la psicoeducación y del entrenamiento en habilidades para controlar los síntomas. También se usa la terapia de exposición en ambientes reales y a través de la realidad virtual, con resultados prometedores en veteranos de guerra.


6. El TEPT es un asunto personal.
Al igual que otros problemas de salud mental, este trastorno puede interferir en la capacidad ejecutiva a nivel laboral. Algunos de estos problemas son: la reducción de la productividad, el aumento de las ausencias, y la dificultad para comprometerse con el trabajo.

Cursos de perfeccionamiento para el personal y conversaciones abiertas sobre temas de salud mental como el TEPT pueden ayudar a los empleados a reconocer el problema. Además, se puede reducir el estigma y alentar a las personas con TEPT a buscar tratamiento.


Adaptación de '6 Myths About PTSD We Need to Stop Believing' - PsychologyToday

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.