31 mayo 2016

Pensando en positivo


Es bien sabido que todo lo que nos ocurre a lo largo de nuestra vida tiene aspectos positivos y negativos. Pero a pesar de eso hay personas que se sienten infelices con sus vidas. La razón radica en que nos fijamos más en lo negativo que en lo positivo. 

El pensamiento positivo nos ayuda a movernos mejor en la vida y, en una palabra, a ser más felices. Nos ayuda a manejar nuestras emociones, respetándolas y valorándolas, pero permitiendo que seamos nosotros los que las guiamos y no ellas a nosotros. Este tipo de pensamiento trasciende de la pura individualidad, es decir, no somos individuos aislados, sino que formamos parte de sistemas, en los que influimos y nos influyen. 

Las características del pensamiento positivo son:
  • Se centra en lo positivo: De la múltiples facetas que tiene la realidad se fija en aquéllas que le pueden ayudar a sentirse mejor y a conseguir sus metas en esta vida.
  • Visionario: Sabe que los objetivos se logran más fácilmente si se tiene una visión muy clara de los mismos. En la empresa se habla de la visión de la empresa y del líder visionario. Se acentúa la idea de que el auténtico líder tiene que generar y comunicar una visión sintética de la empresa, que resulte motivadora.
  • Valora los sentimientos, las emociones y los mensajes corporales: A diferencia de los otros tipos de pensamiento que se apoyan mucho en lo intelectual, el pensamiento positivo valora todos los elementos de la personalidad: emociones, sentimientos y los aspectos corporales. Nuestro cuerpo, como organismo total, es uno de los elementos de nuestra conciencia y por lo tanto también conviene prestarle atención.
  • No juzga: Le interesa más comprender que juzgar. Antes de emitir juicios, escucha. No se precipita. Considera que las opiniones son relativas y no se esfuerza en imponer la suya a los demás.
  • Abierto a otras formas de conocimiento y de realidad: No desprecia ninguna forma de conocimiento. Utiliza los tres tipos de pensamiento que ya hemos estudiado. Además está abierto a otras formas de conocimiento, sea intuitivo o de otro orden. Está abierto a otras formas posibles de realidad, que no se captan directamente por los sentidos.
  • Es responsable: Sabe que cada uno es responsable de sus propios actos, aunque esté muy influido o mediatizado por las situaciones y las estructuras. Responsable quiere decir que asume las consecuencias de sus acciones u omisiones. Es decir, no “echa balones fuera”.


Errores del pensamiento Positivo

El pensamiento contrario al pensamiento positivo es el pensamiento deformado o pensamiento negativo. El pensamiento negativo o deformado es más aceptado socialmente ya que en el ser humano predomina como estrategia de defensa la creencia en las conclusiones más catastrofistas.

Es importante matizar la distinción entre pensamiento positivo y pensamiento optimista, ya que éste último también es considerado como pensamiento deformado, porque de igual forma que el pensamiento negativo también filtra de la realidad sólo aquellos aspectos que le interesan, en este caso los positivos.


Supongamos que es de noche y tu hijo/a o pareja se retrasa mucho, sabes que está conduciendo y hace muy mal tiempo. Tu pensamiento puede ser el siguiente:

- Pensamiento pesimista: "Seguro que ha tenido un accidente."
- Pensamiento optimista: "Estará bien, a el/ella no le puede pasar nunca nada malo."
- Pensamiento positivo: "No tiene por qué haber sucedido lo peor, puede que esté en un atasco o que haya parado hasta que amaine la lluvia. Esperaré a ver qué pasa."

1 comentario:

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.