10 mayo 2016

7 Claves para superar el odio y el rencor


El odio y el rencor son dos sentimientos negativos y profundos que se arraigan y, en ocasiones, terminan desequilibrando nuestra mente y nuestro cuerpo. Y aunque las emociones no son buenas ni malas, cualquier sentimiento negativo nos afecta y empeora nuestra salud mental, sobre todo si está presente durante años. Pasar página y superarlo nos ayudará a ser mas felices y a sentirnos mejor, pero ¿cómo lo hacemos?

Cuando sentimos rencor tenemos la necesidad de decir algo que jamás hemos podido expresar. Ante esta situación, nos podemos sentir, en cierta forma, defraudados y comienzan a producirse una serie de pensamientos e ideas negativas contra ese "enemigo". Cuanto más tiempo pase, más intensidad y frecuencia tomarán esas ideas. Como consecuencia, se puede provocar problemas, desde ansiedad hasta enfermedades psicosomáticas. 

Al final cargamos con estos (u otros) sentimientos negativos de odio y rencor a modo de mochila a nuestra espalda que no sabemos soltar y que siempre nos acompaña. En resumen ese peso no nos deja ser del todo felices. Trabajar para canalizarlos y eliminarlos, por soltar esa mochila a nuestra espalda mejorará nuestro estado de ánimo y nuestra salud física y mental.

¿Habéis pensando que ocurre con los nietos de responsables y víctimas del nazismo? En este documental se nos muestran las conmovedoras historias de algunos de los seis millones de judíos asesinados por el régimen nazi hace 70 años. A través de los testimonios de dos colectivos: los supervivientes y sus familias, y los descendientes directos de los nazis responsables del Holocausto.


Los descendientes de aquellos que dieron su apoyo al régimen, que participaron como oficiales o que, directamente fueron responsables del crimen, tratan de enfrentarse al pasado de sus familias para distanciarse de su ideología y sus terribles actos para hallar algo de paz. Para ello, han decidido mirar a la cara a su problema en vez de sufrirlo en silencio, compartiendo charlas y encuentros con supervivientes del drama en las llamadas "The Austrian Encounter". 


7 Claves para superar el rencor


1. Conoce el problema: El primer paso para resolver una situación es conocerla y reconocerla. Analizarla: ¿qué es exactamente lo que nos hace seguir guardando rencor?

2. Expresa esos sentimientos: Habla con la persona que te ha ofendido y cuéntale cómo te has sentido. En el caso de que no puedas hacerlo, puedes utilizar la técnica de la silla vacía: te colocas delante de una silla e imaginas que allí se encuentra esa persona, cuéntale todo lo que piensas. 

3. Haz uso de tu empatía y la aceptación: En la medida de lo posible, intentar ponerse en el lugar de quien nos hirió. No para justificarlo, sino para comprender por qué lo hizo. Acepta por un lado la imperfección, y por otro que todo cambia. 

4. No somos jueces. Cuando sentimos odio y rencor generalmente es porque hemos hecho un juicio y tenemos la sensación de haberlo ganado, de que somos mejores que la otra persona. Ir de jueces por la vida no es la solución para eliminar estos sentimientos negativos.

5. Deja de recrearte en el dolor: Una vez que se han dejado aflorar los sentimientos, se ha decidido seguir adelante y curarse, no hay que remover la herida ni escarbar (igual que con una herida física). 

6. Extrae lo positivo y aprende: Incluso de las experiencias más desgarradoras puede sacarse algo positivo. Si se trata de un aprendizaje, ya ha habido un beneficio, que en este caso nos ayudará a comprender mejor otras situaciones en un futuro. Esta actitud nos facilita el llegar al siguiente paso...

7. Perdona: Dejar de pensar en el daño que nos hizo otro, dejarlo ir. En la vida nos pueden pasar muchas cosas que consideramos injustas.

Nunca nos sentiremos bien por haber practicado el mal.    Nunca el rencor y la venganza proporcionan contento.
- Luis de Góngora

2 comentarios:

  1. Precioso post Rocío, una vez más nos expones las variadas dimensiones de actuación de la Psicología. De como el dialogo, la creación de grupos de encuentro para dilucidar y desentrañar las emociones negativas, la aflicción, el miedo y la repulsa de los que fueron antepasados de victimas y verdugos de los campos de concentración austriacos durante el holocausto. Es fascinante el poder de la comunicación y del dialogo para paliar el dolor y alcanzar la aceptación. Magnifico trabajo y gracias por el documental ilustrativo. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que si alguien me daña sobre todo si es de forma deliberada tendré todo el derecho de juzgarlo y de guardarle rencor ya que no suelo ir odiando a la gente porque sí y respecto al perdón no entiendo que sentido tiene perdonar a alguien que no te lo ha pedido (tal vez porque no se arrepiente) o a alguien que no se lo merece como es para mi el caso de los asesinos Nazis,pienso que cada uno es libre de perdonar o no.No se son reflexiones que me hago pero con sinceridad buscaba sobre este tema en la red y tal vez es el odio y el rencor que siento lo que me hace verlo de esta manera.Un saludo.

    ResponderEliminar

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.