15 diciembre 2015

El principio 90/10: La importancia de la actitud


El principio 90/10 fue descrito por el escritor Stephen Covey a través de la siguiente historia:
Estás desayunando con tu familia y tu hija derrama una taza de café que mancha tu camisa. 
Supongamos que reaccionas de la siguiente forma: 
Maldices. Regañas a tu hija porque te tiró la taza encima. Ella rompe a llorar. Después de regañarle, te vuelves a tu esposa y la culpas por colocar la taza demasiado cerca del filo de la mesa. Sigue una batalla verbal. Tú, vociferando, subes a cambiarte la camisa.
Cuando bajas, encuentras a tu hija llorando, terminando el desayuno y sin estar preparada para ir la escuela. Pierde el autobús. Tu esposa debe irse inmediatamente al trabajo. Tú corres al coche y llevas a tu hija a la escuela. Como vas a llegar tarde, conduces a toda velocidad. Con 15 minutos de retraso y una multa de tráfico, llegas a la escuela. Tu hija corre sin decirte adiós.
Después de llegar a la oficina 20 minutos tarde, te das cuenta de que se te olvidó el maletín. Tu día empezó mal y parece que se pondrá cada vez peor. Deseas llegar a tu casa.
Cuando llegas a tu casa, encuentras un distanciamiento en la relación con tu esposa y tu hija. Fue un pésimo día. ¿Por qué? 
a) ¿El café lo causó?
b) ¿Tu hija lo causó?
c) ¿El policía lo causó?
d) ¿Tú lo causaste?

El Principio 90/10 dice que:

- El 10% de la vida está relacionado con lo que te pasa.
- El restante 90% está determinado por la forma en que reaccionas a eso que te pasa.

Esto quiere decir que nosotros no tenemos control “real” sobre el 10% de lo que nos sucede: no podemos evitar que el coche se averíe, que nos sorprenda la lluvia, que el avión llegue tarde o que una manifestación bloquee el tráfico. No tenemos control de este 10% pero el otro 90% lo controlamos mediante nuestra reacción.

Siguiendo este principio, si volvemos a la historia, la respuesta es “d”, es decir, tú lo causaste. Tú no tenías control sobre lo que pasó con el café pero la forma en que reaccionaste fue lo que causó tu mal día.

Veamos qué podía haber sucedido: 
El café te mancha la camisa. Tu hija está a punto de llorar. Tú le dices:
- Está bien cariño, ten más cuidado la próxima vez.
Después de cambiarte la camisa y coger tu maletín, regresas abajo, miras a través de la ventana y ves a tu hija cogiendo el autobús. Ella se vuelve y te dice adiós con la mano.
Dos escenarios diferentes y aunque ambos empezaron igual, terminaron de maneras muy diferentes. Porque tú realmente no tienes control sobre el 10% de lo que sucede en la vida, pero el otro 90% lo determina tu reacción.

Formas de aplicar el Principio 90/10:

  • Si alguien te dice algo negativo, no te lo tomes de forma personal. Deja que el ataque resbale sobre ti, como el agua sobre el aceite. No dejes que los comentarios negativos te afecten.
  • Reacciona apropiadamente y no estropearás tu día. Una reacción equivocada podría tener consecuencias terribles: perder un amigo, ser despedido, tener un accidente, un infarto, una subida de tensión…

¿Cómo reaccionas si un coche se atraviesa en la calle, aparca en doble fila y no puedes circular? ¿Pierdes la paciencia? ¿Golpeas el volante? ¿Maldices? ¿Te sube la tensión?
¿A quien le preocupa que llegues diez segundos tarde al trabajo? ¿Por qué dejar que un coche te estropee el viaje?

Si perdiste el empleo, ¿por qué perder el sueño y llenarte de ansiedad? No sirve de nada y no funcionará. Usa el tiempo y la energía que inviertes en tu preocupación para encontrar otro trabajo.

El avión saldrá con retraso. Te estropeará todos los planes, pero… ¿Por qué dirigir tu frustración contra el empleado de la aerolínea? Él no tiene control sobre lo que está pasando. Aprovecha el tiempo para leer, estudiar y conocer a los otros pasajeros. ¿Por qué estresarse? Eso solo hará que las cosas se pongan peor.

¡Nuestro estado de ánimo y la forma en que reaccionamos a las situaciones depende solamente de nosotros! Dejemos de comportarnos como víctimas del mundo. Si nuestra vida depende de nosotros debemos ser muy conscientes de nuestras reacciones y actitudes.  



Referencias LogicaEcológica

4 comentarios:

  1. Eiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!! me ha gustado mucho este artículo. Aceptemos y reconozcamos nuestra responsabilidad y tomemos las riendas de nuestra vida. De nosotros depende en una gran parte (90%) que nuestra vida valga la pena vivirla!!!
    Felicidades de nuevo, Rocío!
    Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Toni, todo esta en nuestros pensamientos y en como interpretemos las cosas. No cuesta nada buscar el lado bueno a las cosas y los beneficios de hacerlo son impresionantes. Un saludo compañero.

      Eliminar
  2. Coincido con Toni, magnífico artículo Rocio. La positividad en la interpretación de acontecimientos es una herramienta muy poderosa para construir nuestra propia realidad cotidiana y a su vez para influir de modo positivo en nuestro estado de ánimo y bienestar. Sin dudas, considerar nuestro Locus de control interno y ser agentes de nuestro destino, asignando y aceptando ese 10% a factores contextuales. Como cada semana, una vez más interesante post. Gracias, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Ángel. El poder de la mente o mejor dicho del lenguaje es impresionante, a veces solo con sustituir una palabra por otra sinónima ya cambian las cosas. Siempre suelo decir que la palabra culpa debemos borrarla de nuestra mente. Usemos responsabilidad, al usar esta palabra aceptamos que podemos hacer algo para cambiar la situación. En cambio, si usamos culpa aceptamos que ya no podemos hacer nada. Un saludo y ¡gracias!

      Eliminar

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.