14 julio 2015

¿Qué hacer cuando tu cerebro está cansado?

Todos hemos sentido fatiga física, en ocasiones, al final del día. Solemos pensar que es agotamiento por la alta actividad del día, sin embargo, tiene más que ver con el agotamiento mental que con cualquier ejercicio o actividad que hayamos realizado. 

Imagen/ Jaume Escofet

El agotamiento mental no es necesariamente el resultado de que algo ha salido mal, o de cualquier hecho inesperado, aunque puede ser, pero más de una acumulación de los "demasiados". Demasiadas decisiones. Demasiado trabajo en poco tiempo. Demasiadas interrupciones, demandas, o cambios en la atención. Demasiadas cosas sin tiempo para hacer una pausa y recuperarnos.

Este tipo de cansancio mental, nos golpea cuando la cantidad de tareas y actividades que hemos realizado excede nuestra capacidad para manejar cómodamente el estrés (incluso el estrés bueno). A veces el agotamiento mental puede causar problemas de salud. Depresión, enfermedades del corazón, enfermedades crónicas así como enfermedades auto-inmunes. También pueden conducir al insomnio o a problemas para dormir que, como un círculo vicioso, puede causar fatiga mental.

Pero dormimos bien, nos sentimos satisfechos con nuestras vidas y, sin embargo, hay veces en que incluso las cosas buenas se vuelven complicadas porque acaparamos demasiadas cosas. Y es por esto que nos resulta difícil manejar todo lo que ocurre en nuestro día.

Cuanto más cansados mentalmente nos sentimos, menos capaces somos de realizar las exigencias del día. Se hace más difícil tomar decisiones correctas, concentrarse en las tareas o en el trabajo, y mantener la calma. Puede resultarnos difícil regular nuestras emociones. Con el tiempo el agotamiento mental puede conducir a problemas físicos, y a enfermedades relacionadas con el estrés.

Pero si te das cuenta de por qué te sientes tan cansado, puedes tomar medidas para sentirte mejor. La fatiga mental puede manifestarse de muchas maneras. Aquí están algunos:

- Fatiga física. Sentir el cuerpo cansado y preferir acurrucarse en la silla a correr.
- Impaciencia e Irritabilidad. Pueden desencadenarse con mayor rapidez a la ira o malestar.  
- Incapacidad para concentrarse. Se hace más difícil terminar su trabajo o tareas, tomar decisiones, encontrar la palabra adecuada.


¿Cómo podemos gestionar algunos de estos días más exigentes? Cuatro maneras de aliviar la fatiga mental


1. Toma menos decisiones. Nos enfrentamos a decenas de decisiones cada día y al final tomamos peores decisiones, eligiendo lo que nos resulta más fácil, como optar por pedir comida rápida para cenar en vez de cocinar.

Una forma de compensar este descenso en la energía mental, puede ser la de limitar las decisiones durante el día. Tomar la misma bebida todos los días. Comer la misma cena todos los martes. Al mantener nuestras decisiones básicas, una rutina sencilla, tenemos más energía mental para lidiar con el resto de nuestros días.

2. Observa lo verde. Tomar un mini-descanso y mirar por la ventana. Un momento para mirar a los tejados, la ciudad o el paisaje nos hace que nos concentremos mejor y reduzcamos los errores, según un estudio de la Universidad de Melbourne.

Así que toma un descanso y contempla el espacio verde o utiliza tu imaginación para dar un breve paseo por el parque durante la hora del descanso. El descanso ayudará a sentirnos renovados y con mayor capaz para concentrarnos en las tareas que tenemos por delante.

3. LevántateVarios estudios muestran la importancia del ejercicio cuando se trata de la concentración y del enfoque mental. Veinte minutos de ejercicio puede mejorar el desempeño de las tareas posteriores, y sesiones de ejercicio intensas pero cortas aumentan el flujo de sangre que va al cerebro y, de este modo, pueden mejorar su estado de ánimo, la memoria y la creatividad.

4. Tiempo libre. Ya se trate de un mini-descanso o una semana de vacaciones, el tiempo libre es esencial para combatir la fatiga mental.

Incluso en los días más ocupados, podemos hacerlo, asegúrate de tomar un descanso, o reserva 15 minutos al día para dar un paseo, o al menos un respiro.


2 comentarios:

  1. Hola Rocío.creo que los factores de fatiga mental son interminables,en lo personal me gustaría hacerte una pregunta. ¿no te provoca un desequilibrio emocional el desconectarte de todo y luego volver a la misma rutina?.Saludos muy buen articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los descansos son necesarios para que el cerebro "cargue pilas", ahora bien, no hablo de un mes de descanso, sino de unos minutos para volver a centrarte en la tarea. Es raro que se produzca un desequilibrio emocional por 10 minutos.

      En el caso de unas vacaciones, se habla de la depresión post-vacacional (creo que es a lo que te refieres). A mi no me gusta este termino ni lo considero un problema como tal, más bien es el cambio que se produce al volver a la rutina, y como todo cambio nos produce miedo o tristeza.

      Espero haber dado respuesta a tu duda. Un saludo Dus.

      Eliminar

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.