26 mayo 2015

La ilusión óptica que puede durar tres meses: el efecto McCollough

El efecto McCollough es una ilusión óptica considerada como la madre de todas las ilusiones porque su efecto puede durar hasta tres meses y medio, y además, modifica tu cerebro. Descubierto por la neurocientífica Celeste McCollough en 1965, y es una ilusión en la que participa la percepción de la orientación y el color en nuestra retina y en la corteza cerebral.

El efecto McCollough es un fenómeno de la percepción visual humana en la que rejillas incoloras parecen de color dependiendo de la orientación de las rejillas. El efecto es notable por su larga duración (unas horas o más), y en algunos casos (después de una exposición prolongada a las rejillas), el efecto puede durar hasta tres meses y medio.


El efecto se produce cuando miramos alternativamente dos patrones de líneas y color. El primero son líneas horizontales rojas y negras, y el segundo de líneas verticales negras y verdes. Para que se produzca es necesario mirar alternativamente cada uno de los dos dibujos durante unos minutos y terminar mirando el patrón de líneas horizontales y verticales blancas y negras. Si lo hemos hecho bien, las primeras líneas blancas nos aparecerán rojizas y las segundas las veremos verdosas.

En este vídeo puedes ver la ilusión. No es peligroso, pero hazlo siempre bajo tu responsabilidad.


Como curiosidad, los informáticos de los años 80 fueron víctimas de una variante de este efecto por culpa de las pantallas de fósforo verde. Las personas que se pasaban muchas horas delante de un texto negro sobre verde, y se ponían posteriormente a leer un libro, por ejemplo, afirmaban que el texto les aparecía en color rosa.

El efecto es también se conoce como un "after-effect", es decir, que produce una especie de efecto rebote después de haberse recibido el estímulo. Funciona con parejas de colores complementarios por una propiedad del sistema visual llamada "antagonismo al color" (cuando estimulas los receptores de un color mucho rato, al dejar de mirarlo sufren una especie de "bajón" y surge el complementario). La diferencia es que este efecto rebote suele durar apenas unos segundos y aquí se mantiene.


Aunque los científicos no acaban de saber al 100% cómo funciona, sí parecen estar de acuerdo en que el efecto no se produce únicamente en la retina, sino que modifica temporalmente la configuración de las neuronas de la corteza visual temprana. ¿Cómo lo saben? Entre otras cosas, porque cuando el sujeto se somete al efecto con un solo ojo, después percibe las barras coloreadas con los dos ojos (interacción binocular). También se han hecho pruebas poniendo el efecto en intervalos de 50 Hz (que no percibimos de forma consciente y que son percibidas por esta zona del cerebro) y sigue funcionando.

En cualquier caso, si has estado un buen rato viendo el vídeo anterior y sigues sufriendo el efecto, no te preocupes porque tienes un antídoto. Puedes ver un vídeo con los colores invertidos y por estas propiedades tan increíbles del cerebro, el efecto se compensará. Pero menudo susto, ¿eh?





Bibliografía e imágenes:

- McColloug, C. (1965). Color Adaptation of Edge-Detectors in the Human Visual System. Science. Vol. 149 pp. 1115-1116 
- Vul, E.; Krizay, E.; MacLeod D. I. A. (2008). The McCollough effect reflects permanent and transient adaptation in early visual cortex. Journal of Vision Vol.8, 4. 

1 comentario:

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.