19 mayo 2015

Jinetes contra la locura

Hace unas semanas paseando por Málaga (España) decidí visitar el Palacio Episcopal para ver una exposición de más de doscientas piezas de arte africano. Hubo unas piezas que llamaron especialmente mi atención como psicóloga curiosa, y qué menos que compartirlas con vosotros.



Las piezas son las llamadas "Jinetes contra la locura", y son amuletos utilizados en el tratamiento de las enfermedades mentales. Información recogida personalmente de gentes Kotoko confirma que tuvieron un primer destino militar, ocultos entre los ladrillos de las puertas de acceso y lo recintos amurallados de los poblados Kotoko. no en vano, los jinetes adoptan una clara actitud guerrera. Asumida la derrota ante el enemigo musulmán, es factible que estos "San Jorge de Chad" fueran reconducidos hacia la terapia de las enfermedades mentales, suspendidos del cuello o disimulados entre los cabellos del enfermo en lucha constante con el "genio que le cabalga", supuesta causa de su locura. 

Jinete Putchu
Guinadji
Kotoko (Chad)
Bronce S XVII-XIX

El gran número de ello envueltos en piel y asociados con bolsas de cuero que contienen suras del Corán sugiere la posibilidad de que hayan adoptado un tercer rol de talismán protector a la manera musulmana, encargados de atraer la buena suerte y capaces de transmitir la fuerza y el poder suficiente para conseguir la invulnerabilidad.

Jinete Kotoko con restos de suras del Corán

A lo largo de la historia de la psicopatología, el concepto mismo de enfermedad mental ha evolucionado en función del momento histórico y de las circunstancias culturales de cada sociedad. Tanto la conducta anormal como el modo en que debía ser tratada se han entendido de muy distintas formas desde la antigüedad hasta nuestros días. Así, podemos señalar las primeras concepciones mágicas y animistas de las sociedades primitivas; la notable influencia de los factores religiosos durante la Edad Media que impulsaron una visión de la locura como castigo divino ante el pecado; la progresiva tendencia hacia la asunción de posiciones de carácter más organicista a partir del siglo XIX y el posterior desarrollo de la psicobiología y la psicofarmacología; y los modelos de corte psicogénico, que buscan las causas de la desviación conductual en factores de índole psicológico o psicosocial.

Estas piezas reflejan ese pensamiento mágico y divino de la enfermedad mental, la metáfora del jinete que cabalga en la cabeza del afectado. Ya sabes, si pasáis por Málaga hazle una visita, vale la pena. 

1 comentario:

  1. La verdad es muy interesante, qué magnífica historia. Abrzos Roci

    ResponderEliminar

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.