09 octubre 2014

Pánico ante el ébola

El virus del ébola está llegando. Saque a sus hijos del colegio. Haga acopio de comida. Espera, ¿qué?

Virus del ébola
Estamos empezando a escuchar en las noticias que el Ébola está en España, una auxiliar de enfermería ha sido contagiada. Buscamos responsables y a la vez hay un miedo compartido de la posibilidad de haber estado en contacto con esta persona. Hay una desinformación enorme y el pánico esta empezando a cundir entre los vecinos. Mucha gente puede sentir altos niveles de ansiedad por este motivo, y no hablemos de los hipocondríacos.

Pero no caigamos en la dramatización y analicemos los datos. 

Para empezar, no hay necesidad de sufrir un alto nivel de ansiedad si vives en un país de Europa. Si bien ha habido algunos casos de ébola en estos lugares durante los años, son casos aislados. De los más de 46 millones de habitantes de España sólo 1 ha sido contagiado dentro del propio país. Tengamos en cuenta que es un profesional sanitario y que se ha aislado a la gente que ha podido tener contacto con esta persona. Hablamos de una probabilidad muy baja, sólo se transmite cuando la persona infectada ya tiene síntomas.


Si bien este hecho es probable que cambie con el tiempo, el punto importante a recordar es que el tener Ébola en Europa no es la posible sentencia de muerte de las personas que está en África debido a las malas condiciones de vida, a las costumbres y los rituales funerarios (los dolientes bañan y preparan el cuerpo del difunto siendo así la probabilidad de contagio más alta). Hablamos de que 4 o 5 de cada 10 sobrevive. Debemos estar más preocupados por los relámpagos, las escaleras y las bañeras. 

Sin embargo, estamos preocupados por el Ébola. ¿Por qué? 

En primer lugar, sobrestimamos la probabilidad de los eventos raros: 'el cisne negro' (un cisne negro es un evento altamente improbable que puede alterar por completo las experiencias de las observaciones pasadas). Sobrestimamos la probabilidad de que nos toque la lotería, así que compramos décimos. Y también sobrestimamos la frecuencia de las causas poco frecuentes de muerte. 

En segundo lugar, prestamos más atención cuando la noticia es sobresaliente. Noticias sobre las personas que sufren y mueren por ébola en África nos crea imágenes muy vívidas que desencadena emociones fuertes. Nos transmiten miedo y tristeza y más aún si están en tu propio país. 

En tercer lugar, los medios de comunicación nos bombardean en modo 24/7 (24 horas 7 días a la semana) con las historias del Ébola. Ha habido docenas de brotes de Ebola en África desde 1976, los científicos y especialistas en control de enfermedades saben mucho sobre la enfermedad y están intentado dar con la cura. Irónicamente no nos ha preocupado hasta que ha traspasado fronteras al enfermar cooperantes. 

Así que, psicologicamente hablado, a medida que se publican y se conocen más historias sobre el ébola, se espera que algunas personas se vean afectados por la información reciente y relevante y sobrestimen la posibilidad de que pudiera afectarlos. Aumentando la sensación de ansiedad y pánico. Lo que les puede llevar a tomar acciones extremas para no contagiarse, pudiendo desarrollar algún trastorno psicológico. 

Por ello es esencial proporcionar a la población información fiable sobre el virus, sobre los síntomas y sobre cómo se contagia. La información siempre es poder.

Relájate, yo ahora voy a lavarme las manos. :)


2 comentarios:

  1. Cuanta razón en que no nos ha importado un pimiento hasta que nos ha tocado!

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, se ha exagerado de forma totalmente desorbitada el impacto que el ébola puede tener en nuestra sociedad. A parte de todos los errores cognitivos que has mencionado a la hora de interpretar la información, hay uno que resalto sobre los demás: la probabilidad. 1 de 46 millones de habitantes!!!!!
    Hay que reconocer que el tema de las estadísticas y probabilidades lo llevamos muy mal. No utilizamos muchos conocimientos científicos de forma adecuada y nos creemos a pie juntillas cualquier cosa que podamos leer o escuchar de fuentes no contrastadas.
    Un ejemplo que utilizo para mostrar esa falta de uso correcto del conocimiento científico es el siguiente:
    Pregunto a mis pacientes si serían capaces de saltar en mitad del mar de un barco para darse un baño. La mayoría me contestan que no, que menudo miedo, "¿y si me ataca un tiburón?".
    Por otro lado, les comento si alguna vez han estado en el campo y han visto vacas. Me contestan que sí, que varias veces e incluso han atravesado prados con vacas en ellos.
    Finalmente, les explico que está demostrado científicamente que es mucho más probable que te mate una vaca que no que te ataque un tiburón!!!!
    Es más probable matarte en accidente de coche que en avión, es más probable morir de cáncer de pulmón que de ébola...
    Incluso así, siguen temiendo más el ataque del tiburón, el accidente aéreo o al ébola y siguen cruzando prados llenos de vacas, viajando en coche y fumando.
    Erramos en el cálculo de riego real ante el percibido.
    Gran artículo, el de esta semana que pone en evidencia muchos de los errores que cometemos a la hora de procesar e interpretar la información que nos llega y como, pueden manipular nuestra forma de pensar si nos proporcionan información que estimule dichos procesos de procesamiento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.