28 octubre 2014

Los 14 problemas psicológicos más extraños del mundo

1. Síndrome de Fregoli. Es un trastorno delirante en el cual el enfermo está seguro de que personas diferentes en realidad son una única persona que cambia de apariencia o está disfrazada. Los pacientes se sienten perseguidos por una persona a la que creen ver en todas partes. por un individuo que es capaz de adquirir la apariencia de alguien conocido, el aspecto de personas de su entorno familiar cambiando la cara como si fuera un actor. 

Imagen: truus, bob & jan too


2. Síndrome de Cotard. 
También llamado delirio de la negación, es una enfermedad mental relacionada con la hipocondría. Este trastorno hace creer a la persona que está muerta (tanto figurada como literalmente), que sus órganos se están pudriendo o que no existe. Creen que sus órganos no funcionan, que su corazón no late… incluso tienen alucinaciones olfativas. En algunos casos el paciente se cree incapaz de morir. 


3. Paramnesia reduplicativa. Es la creencia delirante de que un lugar o escenario ha sido duplicado, existiendo en dos o más espacios simultáneamente, o bien de que ha sido “reubicado” en otro lugar. Forma parte de los síndromes de falsa identificación delirante y, aunque poco frecuente, suele asociarse a los casos de daño cerebral adquirido, concretamente a los casos de lesiones simultáneas del hemisferio cerebral derecho y ambos lóbulos frontales. El primer caso fue descubierto en 1903 por el neurólogo Arnold Pick. Los científicos han comprobado que suele ocurrir varios meses después de una lesión cerebral.

Imagen: muyinteresante.es

4. Síndrome de París es un trastorno psicológico transitorio encontrado en algunas personas que están de visita o vacaciones por la capital francesa, París. Se caracteriza por una serie de síntomas psiquiátricos tales como una aguda desilusión, (alucinaciones, sentimientos de persecución, la percepción de ser victima de algún perjuicio, agresión, u hostilidad de los demás), desrealización, despersonalización, ansiedad y también psicosomática, manifestaciones tales como mareos, taquicardia, aumento de la sudoración y muchos otros mas síntomas.


5. Síndrome de la cabeza explosiva es una rara enfermedad que fue registrada por primera vez por un médico británico en 19881 y por la cual el paciente siente ocasionalmente un sonido extremadamente fuerte, generalmente descrito como un estallido o estruendo, como si procediera de su propia cabeza. A pesar de ser percibido como un sonido tremendamente potente, muy rara vez es acompañado por dolor. Los ataques parecen incrementarse y decrecer en frecuencia con el tiempo: varios ataques pueden ocurrir en espacio de pocos días seguidos por meses de receso. Los pacientes a menudo sienten una sensación de terror, ansiedad e impotencia después de un ataque, acompañado por un elevado ritmo cardíaco. Los ataques también son acompañados en ocasiones por flashes luminosos o dificultad para respirar.

6. Síndrome de Jerusalén. Es una enfermedad psíquica que afecta a un turista o un habitante de Jerusalén. La enfermedad tiene el carácter de una psicosis y se exterioriza con signos de delirios: el afectado se identifica completamente con un personaje de la historia sagrada del Antiguo o del Nuevo Testamento y actúa como tal.

Muchos personajes de la Biblia son objeto de una identificación de este tipo, como por ejemplo Moisés o el rey David del Antiguo Testamento, o Jesús de Nazaret y Juan el Bautista del Nuevo Testamento. Habitualmente los hombres emulan personajes masculinos de la Biblia y las mujeres, personajes femeninos. La confesión religiosa también es importante, puesto que los judíos imitan a personajes del Antiguo Testamento, y los cristianos suelen imitar a los del Nuevo. No se han dado apenas casos entre musulmanes. 

La identificación con personajes bíblicos es completa y suele ir acompañada por prédicas públicas y plegarias con enfermos. Muchos de los afectados acostumbran a pasearse vestidos con túnicas o sábanas.

7. Síndrome de Stendhal (también denominado Síndrome de Florencia o “estrés del viajero”) es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, palpitaciones, depresiones e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando éstas son particularmente bellas o están expuestas en gran número en un mismo lugar. 

8. Síndrome de Capgras o Mal de Capgras es un trastorno mental que afecta a la capacidad de identificación del paciente. Este cree que una persona, generalmente un familiar, es reemplazado por un impostor idéntico a esa persona.  Es más común en pacientes con esquizofrenia, aunque puede ocurrir en aquellos con demencia o lesión cerebral.

9. Síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento que afecta, por lo general, a personas de avanzada edad que viven solas. Se caracteriza por el total abandono personal y social, así como por el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación en él de grandes cantidades de basura y desperdicios domésticos. El nombre del síndrome, en realidad, sería erróneo ya que Diógenes (filósofo griego) tuvo una vida ascética y no hay datos que indiquen que desatendiera su propia higiene. Síndrome de Diógenes

10. Síndrome de Lima. Justo el síndrome opuesto al síndrome de Estocolmo. En el síndrome de Lima los secuestradores se vuelven más compasivos con la situación y necesidades de los rehenes. El origen del nombre surgió a partir de la toma de rehenes en la embajada japonesa de Lima (Perú). Catorce miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) tomaron a cientos de rehenes durante varios días. Entre ellos políticos, diplomáticos y militares. Pero con el paso del tiempo los secuestradores fueron siendo liberados. Los secuestradores comenzaron a entender la situación de los secuestrados. 

11. Síndrome de Estocolmo. Es una reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro, violación o retenida contra su voluntad, desarrolla una relación de complicidad y de un fuerte vínculo afectivo,1 con quien la ha secuestrado. Principalmente se debe a que malinterpretan la ausencia de violencia contra su persona como un acto de humanidad por parte del secuestrador.1 Según datos de la Federal Bureau of Investigation (FBI), alrededor del 27 % de las víctimas de 4700 secuestros y asedios recogidos en su base de datos experimentan esta reacción.

12. Síndrome de la mano extraña o síndrome de la mano ajena (o síndrome del Dr. Strangelove1) es una enfermedad mental en la cual una de las manos de quien lo padece parece adquirir vida propia. El síndrome es más común en casos de personas que se han sometido a una cirugía de separación de hemisferios cerebrales (comisurotomía), un procedimiento usado en ocasiones para relajar los síntomas de casos extremos de epilepsia. También ocurre en algunos otros casos de neurocirugía, golpes cerebrales o infecciones.

Imagen: Historias Visuales 

13. Síndrome de Zelig es una afección extraordinariamente rara, de la que existe un único caso descrito en toda la literatura médica. El síndrome fue descrito en el hospital Clinic Villa Camaldoli de Nápoles sobre un paciente que presentaba los siguientes síntomas: Daño frontotemporal por hipoxia cerebral, desórdenes amnésicos y trastornos de la conducta que se manifestaban en un fenómeno muy peculiar de dependencia ambiental, asumiendo diferentes roles sociales según su entorno, interpretando al personaje que más encajaba en ese contexto en particular. En este sentido podía asumir el papel de médico entre médicos, o mimetizar el rol de psicólogos o abogados, actuando con una sorprendente naturalidad, llegando incluso a inventarse una biografía personal explicatoria.

14. Síndrome de Tourette es un trastorno neuropsiquiátrico heredado con inicio en la infancia, caracterizado por múltiples tics físicos (motores) y vocales (fónicos). Estos tics característicamente aumentan y disminuyen; se pueden suprimir temporalmente, y son precedidos por un impulso premonitorio. El síndrome de Tourette se define como parte de un espectro de trastornos por tics, que incluye tics transitorios y crónicos. A menudo asociado con la exclamación de palabras obscenas o comentarios socialmente inapropiados y despectivos (coprolalia), pero este síntoma está sólo presente en una pequeña minoría de afectados.


4 comentarios:

  1. que cosas mas raras, pobre la gente que sufre estas cosas. Lo del sindrome de cotard da mucho miedo, la gente que lo sufra debe de pasarlo fatal....

    ResponderEliminar
  2. Después de leer todos estos trastornos psicólógicos, alguien puede dudar de que existen tantas realidades como personas?
    Estas descripciones deberían hacernos tomar conciencia de porqué, la empatía, es un rasgo imprescindible para nosotros los psicólogos y muy muy muy útil para cualquier persona que viva en sociedad.

    ResponderEliminar

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.