18 agosto 2014

EL culto al cuerpo

Hemos pasado de querer estar sanos, de cuidar nuestra alimentación, de mantenernos en forma a una obsesión por vernos delgados, bronceados o musculosos que se ha convertido en una enfermedad del siglo XXI y que tiene nombre: anorexia, bulimia, vigorexia o tanorexia. 

En las últimas décadas, el estar delgados y perfectos se ha convertido en sinónimo de éxito, felicidad e incluso salud.

La presión social y mediática a la que estamos sometidos juega un factor muy importante, especialmente en las mujeres, aunque cada vez más hombres, como es el caso de la vigorexia, la obsesión por el músculo.

 Tanorexia y vigorexia 


Vigorexia: también llamado anorexia nerviosa inversa o complejo de Adonis. Quienes la padecen tienen tal obsesión por verse musculosos que se miran constantemente en el espejo y nunca se ven lo suficiente musculosos. La enfermedad va derivando en un cuadro obsesivo compulsivo que hace que se sientan fracasados, abandonen sus actividades y se encierren en gimnasios día y noche. También siguen dietas bajas en grasas y ricas en hidratos de carbono y proteínas para aumentar la masa muscular y tienen más riesgo de abusar de hormonas, anabolizantes y esteroides. La enfermedad puede ser mortal. Una de sus complicaciones es la atrofia del músculo cardíaco, debido a la falta de sangre por su aumento de tamaño.

Tanorexia: Quienes la sufren, a pesar de estar morenos, se ven pálidos y muestran una necesidad obsesiva por lograr un tono de piel más oscuro. Llegan a tener lesiones cutáneas causadas por los rayos ultravioleta y, a pesar de ello, continúan con las exposiciones. Se trata de una preocupación exagerada e irracional por tener la piel bronceada hasta límites antiestéticos e incluso peligrosos.

El hecho de no lograr un tono suficientemente oscuro genera en los tanoréxicos angustia y sentimientos de culpa. Muestran ansiedad ante la idea de perder una sesión de bronceado. Si un día está nublado, van a tomar rayos UVA. Combinan durante todo el año tomar el sol en la playa o la piscina con las sesiones de rayos UVA.

 Anorexia y Bulimia


Anorexia nerviosaEs un trastorno alimentario que lleva a que las personas pierdan más peso de lo que se considera saludable para su edad y estatura. Desarrollan un rechazo a la comida, una distorsión en la imagen corporal y miedo obsesivo a engordar, que puede conducirle a un estado de inanición. Es decir, una situación de gran debilidad ocasionada por una ingesta insuficiente de nutrientes esenciales. En casos graves puede desarrollar desnutriciónhambreamenorrea y extenuación.

Las personas con este trastorno pueden tener un miedo intenso a aumentar de peso, incluso cuando están con peso insuficiente. Es posible que hagan dietas o ejercicio en forma excesiva o que utilicen otros métodos para bajar de peso.

Bulimia Trastorno alimentario caracterizado por la adopción de conductas en las cuales el individuo se aleja de las formas de alimentación saludables consumiendo comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos, también llamados “atracones” (lo que le genera una sensación temporal de bienestar), para después eliminar el exceso de alimento a través de vómitos o laxantes. El temor a engordar afecta directamente a los sentimientos y emociones del enfermo, influyendo de esta manera en su estado anímico que en poco tiempo desembocará en problemas depresivos.


Lamentablemente la anorexia y la bulimia son dos términos con los que ya estamos familiarizados y que cada vez sufren niñas más pequeñas, menores -incluso- de doce años que crecen influenciadas por la tiranía de la moda y los estereotipos que impone.

Por ejemplo, la última obsesión juvenil, el Thigh Gap, o la obsesión por tener una separación entre los muslos de forma que no se toquen», una imagen que corre como la pólvora por las redes sociales. En este caso influyen mucho las nuevas tecnologías. Una práctica peligrosa que corre por la red y a la que cualquiera tiene acceso y que no es solo una moda, sino que puede ir asociado a un trastorno alimentario. Las chicas están dispuestas a hacer dietas muy restrictivas y ejercicios para intentar cambiar algo que es consecuencia de la morfología de cada cuerpo.


1 comentario:

  1. Todo un compendio de desordenes mentales provocados por la falta de tolerancia a la frustración y nuestra baja autoaceptación incondicional. Mientras nuestro valor como persona dependa, esté condicionado, por la opinión de los demás, nunca seremos suficientemente libres para ser felices.
    Un artículo muy ilustrativo y actualizado y que invita a reflexionar. Ahí va la mía.
    Un abrazo y ya espero el siguiente.

    ResponderEliminar

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.